miércoles, 20 de octubre de 2010

Sheaffer No nonsense, Amarillo Cadmio, Punto F, circa 1980.








Esta pluma la encontré en un cajón de mi oficina y ciertamente había olvidado por completo que ahí se encontraba; esta es una de la familia Sheaffer de precio más asequible, esta pluma esta inspirada en las Sheaffer Flap Top y fue introducida en el mercado desde finales de los años sesenta, la No nonsense, sigue el simple y tubular diseño que las plumas tuvieron desde su origen.

Dentro de las similitudes de éstas con las vintage flap tops, se destaca a simple vista la forma del capuchón y el barril y el clip que presenta la pluma que termina en forma de “bolita”.

Como elementos de decoración se observa un único anillo cromado en la parte baja del capuchón, que es otra reminiscencia que apunta a las plumas anteriores a 1928, y es a la altura de esa banda en donde el capuchón cierra o se une al barril, en este caso a través de rosca, pero en modelos más recientes se sujeta sólo a presión.

El plumín y la sección tienen las mismas dimensiones de algunas plumas que aún en la actualidad continúan en producción, el plumín presenta un estampado en donde se indica la marca, el tamaño del punto y el lugar de producción, éste es el mismo modelo de plumín que usan otras de la misma firma, en plumas de bajos costos y aún en otras de prestaciones superiores, basta ver los sencillos modelos de las Sheaffer Escolares.

Para quienes se inician o aproximan por primera vez a las estilográficas, la No nonsense es una muy buena primera pluma, ligera en su peso, de grosor y tamaño adecuado para empalmar en casi cualquier mano, ya sea de varón o de dama, con un nib y alimentador que ha sido más que probado por Sheaffer y que deja una agradable sensación al ser usada, en resumen esta es una muy buena primer pluma, que ha sobrevivido en el mercado a pesar de las altas y bajas del mercado económico mundial.


Sheaffer Nononsense, Amarillo Cadmio, nib F

Con tinta azul inoxcrom en cartucho universal

H. Puebla de Z., octubre 20 de 2010.



Sheaffer Escolar, color Mandarin, plumín F, circa 1980.






Esta es una pluma de la gama más sencilla de Sheaffer, muy popular y común en los años ochentas, se produjeron en una gran variedad de colores y sólo con plumines en tamaños M y F, en todos los casos el sistema de alimentación fue mediante la utilización de cartuchos de tinta intercambiables de la marca, aunque realmente quedan muy justos dentro del barril, entonces cuando se desenrosca tiende a salir con todo y cartucho de tinta.

El plumín de acero inoxidable, presenta en la superficie la marca de la casa, el grosor del punto y el lugar de fabricación, que en este caso es hecho en EEUU, debajo del nib se tiene a la vista el alimentador que permite un flujo de tinta constante; la pluma con la que ahora escribo es de color amarillo que en muchos otros modelos de Sheaffer le llaman “Mandarin”, el cuerpo está fabricado en un plástico ligero, que se ve brillante y tiene una forma tubular uniforme y termina en una tapa plana, por su parte el capuchón en este caso sigue el mismo patrón de diseño cilíndrico que el barril y tiene un clip metálico con el nombre de la marca grabado en el mismo, notando en seguida la ausencia del punto blanco, sin que esto signifique que no es una Sheaffer.

Estas plumas ahora sólo se adquieren en mercadillos y bazares, y por un precio realmente bajo, lo que nos indica que la calidad en la escritura no necesariamente se obtiene de una pluma carísima o de un modelo exclusivo.

Sheaffer Escolar, Mandarin, nib F, c. 1980

Con tinta Azul inoxcrom en cartucho

H. Puebla de Z., octubre 19 de 2010.



miércoles, 13 de octubre de 2010

Sheaffer Prelude, laca negra con paladio.






Esta es una pluma contemporánea de la casa Sheaffer, se trata del modelo Prelude que adquirí recién en laca negra y capuchón en paladio níquel.

El tamaño y grosor de la pluma están pensados en un uso cotidiano por lo que cabe y se siente muy bien en la mano. En este caso compré una con el plumín en trazo M, aunque ahora que lo pienso creo debió ser mejor elección un plumín fino, pues el punto es generoso en cuanto al flujo de tinta.

La pluma tiene como sistema de carga el uso de cartuchos o convertidor, mismo que ya venía incluido en la compra, en esta primera ocasión, la entinté con un color de la serie Colours of the Earth de la casa Caran d’ Ache, Grand Canyon, que tiene un hermoso tono chocolate.

El barril de la pluma en laca negra brilla en forma muy bonita, tiene en la parte final del barril un acabado redondeado que le dan un aspecto sobrio, el área de sujeción presenta dos espacios planos con un rayado que pretende ser antideslizante, sin embargo, como la pluma sobre el papel casi flota, realmente el área de sujeción con esos aditamentos no encuentra sustento.

El capuchón fabricado en paladio le proporciona a la pluma un brillo adicional que hacen de este instrumento uno muy elegante, el cuerpo del capuchón tiene unas líneas o rayas verticales que emulan a los tradicionales diseños de las plumas que dieron fama mundial a esta casa. Arriba del capuchón se observa una “joya” otra reminiscencia que había sido pasada de largo en la construcción de estilográficas, el clip de tamaño largo nos presenta en la parte superior el White Dot, distintivo de Sheaffer.

El nib de está Prelude es en cromo, y viene ligeramente ornamentado, se aprecia a simple vista que en el caso de estas Sheaffer los detalles siguen siendo importantes, justo debajo del orificio de ventilación se puede leer SHEAFFER’S y el tamaño o el grosor del iridio que en este caso es M, al lado del respiradero inicia la ornamentación con unos detalles en forma de trazos que aparentan una “S” muy estilizada, y que en su parte media tiene unos detalles como de hojas o una pequeña rama, para terminar cerca del iridio en una bolita que viene siendo el remate del adorno. Por debajo del nib, se puede observar un alimentador de proporciones grandes, que aporta a la pluma un flujo adecuado de tinta.

Para esta reseña, no sentí la necesidad de postear el capuchón pues el balance de peso y comodidad a la hora de escribir no lo hacen necesario, así que tengo en la mano izquierda el capuchón.

En conclusión es una pluma muy cómoda de usar que deja una grata sensación y que sin duda fue pensada para estar a la mano de su dueño cada vez que quiera transmitir un pensamiento a través de la escritura.

H. Puebla de Zaragoza, octubre 13 de 2010.

Sheaffer Prelude- 2010.

Plumín M, con tinta Caran d´Ache

Grand Canyon.



viernes, 8 de octubre de 2010

Sheaffer Imperial 550 Burgundy, con plumín inlaid “Arrowhead”, en oro 14 K, circa 1970.






Esta pluma fuente la conseguí en un bazar de antigüedades, la compré en ese momento sin saber ciertamente que modelo era, pero me atrajo que se trataba de una Imperial con plumín inlaid y con el “White Dot” perfectamente visible en el clip del capuchón, eso ya era garantía, después de lavarla y limpiarla debidamente, pude ver que en mi caja ya había una muy parecida, también en color granate pero con el nib plateado y ciertamente no en oro.

Primero la identifique como una Imperial IV, pero al estar escribiendo la reseña y describirla, había algo que no me cuadraba y era la forma muy peculiar del plumín, pues en estas que tengo el nib es más corto y el espacio que queda en medio, no tenía la forma de “Diamante” sino más bien se ve como una “Punta de Flecha”, por lo que después de postear mis dudas y revisando con detenimiento diversos catálogos, confirmé que se trataba de una Pluma Fuente modelo 550.

El plumín de estas 550, es el llamado “cutout inlaid nib” que es un plumín incrustado pero recortado, llamado también “Arrowhead” que fue colocado en las Imperiales de Sheaffer a finales de los 60’s y principios de los 70’s, es mucho más pequeño a los plumines que portan las PFM aunque en ambos casos son de tipo inlaid.

El sistema de carga de esta pluma es de llenado por convertidor o por cartucho, en este momento la estoy probando con una tinta Waterman azul Florida, la que pienso le queda muy bien, la pluma esta construida en resina en colores sólidos, y vienen en el mismo tono el barril, el capuchón y la sección de sujeción, lo cual proporciona cierta uniformidad en su estética que la hace muy sobria en cuanto a su presentación, el final del capuchón presenta una franja metálica algo gruesa que aporta el único adorno visible pero le hace un cinturón muy bonito a la parte central de la pluma cuando esta se encuentra cerrada.

Las dimensiones de la pluma, en cuanto al barril, en comparación con otras Imperiales, es un poco más corto, la parte final del barril de la 550 es redondo en donde otras con sistema Touchdown lo presentan cuadrado, y por ello las dimensiones en mano varían, pero nada que no se pueda corregir con el posteado del capuchón o con el cambio en la posición en la mano para escribir.

El ejemplar que tengo ahora en ristre, tiene un nib de oro de 14 K y se ve grabado ahí el nombre del fabricante y el lugar de origen, esta pluma presenta algunos rayones en el cuerpo, evidencia de la edad y uso del mismo, la otra pluma, la plateada, está en mucho mejor estado, pero ambas funcionan a la perfección y por eso justifican con su funcionalidad su presencia y su estancia permanente en mi caja de plumas.

H. Puebla de Zaragoza, octubre 8 de 2010.

Sheaffer 550, nib Arrowhead, oro 14 K, circa 1970, burgundy

Con tinta Waterman Florida Blue.



jueves, 7 de octubre de 2010

Sheaffer Imperial II, Touchdown, color negro, con plumín short Triumph en plata-paladio




Esta pluma la adquirí casi por casualidad, buscando una Parker 51, (ese era mi objetivo) un vendedor me ofrece esta maravilla una Sheaffer 330 o Imperial II, con plumín Triumph corto, punto fino, NOS (sólo el hecho de saber que no estaba entintada, ya en si era un gran atractivo), de inmediato la puse a tono, llenándola con tinta Azul Parker Quink, la cual le quedó muy bien, esta nueva adquisición se suma a otra Imperial II (circa 1960) color Burgundy de la que ya había escrito.

Esta pluma se caracteriza por estar usando el plumín cilíndrico de Sheaffer llamado Triumph, en versión corta, pues basta observar plumas de finales de los 30’s para darse cuenta que el original Triumph es todavía más sólido; la pluma es de color negro brillante con un capuchón en acero cepillado que presenta un clip corto en donde se puede observar en la parte superior el ya característico de la marca “White dot” el que se sujeta al barril por la existencia en la sección de tres puntos de montaje en donde encaja.

Como todas las Imperiales II, el sistema de carga de la pluma es por sistema Touchdown, donde al deslizar el barril hace el distintivo sonido “woosh” al expulsar el aire contenido en el Barril permitiendo una carga más satisfactoria.

El punto fino con un plumín tan firme deja un trazo sobre el papel lo suficientemente húmedo, que hace de la escritura un acto sumamente placentero.

Las dimensiones de esta pluma, sin bien pueden considerarse “cortas”, su uso en mano queda bien con o sin postear, de ambas formas resulta agradable el balance que adquiere esta pieza de los años setentas, la que a sus casi cuarenta años, no pudiera estar en mejor forma.

De acuerdo a la información recabada, esta es una de las dos plumas Imperiales que tuvieron el plumín corto Triumph, también llamado “plumín cilíndrico” en algunos documentos de Sheaffer; este nib aparece en muchas plumas de la marca, incluídos los modelos de llenado por cartucho (la Target y más tarde la Stylist) y algunos modelos de las últimas Imperiales.

H. Puebla de Zaragoza, septiembre 27 de 2010.

Sheaffer Imperial II, color negro, con plumín Triumph corto en plata-paladio, y tinta Parker Quink Azul.