jueves, 18 de noviembre de 2010

Sheaffer Pen For Men (PFM) V, nib inlaid 14K.






La primera pluma PFM que adquirí la compré en una subasta on line, cuando me llegó por correo venía bastante sucia por lo que estuvo en remojo de agua y unas gotas de lavavajillas durante un largo tiempo.

Una vez que salió de remojo, pasó a ser desarmada el barril separado de la sección por rosca, dejando a la vista las partes internas de la pluma, una vez desensamblada, fueron limpiadas todas las piezas en forma individual.

Después de separado el snorkel del protector del saco de goma me di cuenta que el saco sigue sirviendo, sólo se encuentra lleno de tinta seca negra; el saco y su protector regresaron a remojo durante otro día, por su parte el tubo del snorkel estaba totalmente obstruido de tinta seca, aplicando agua a través de una jeringa y después de varios litros, el tapón que obstruía cedió y paso el líquido.

Mientras el sistema de carga reposaba su largo baño, cada una de las piezas del barril y sección fueron pulidas a mano en forma individual, para esto ocupe un micro polish que había comprado para revivir la carcaza de un viejo ipod, así que con la ayuda de una toalla de microfibra, el cuerpo de resina negro fue recuperando su brillo, y pequeños arañazos que reflejan la edad del instrumento fueron desapareciendo.

El plumín incrustado, también llamado “cola de gaviota” manufacturado en oro de 14 K, recuperó su color y brillo, ahora se ve espectacular; el diamante que se forma en medio del plumín por ser ahora brilloso, hace que el conjunto de plumín y sección se vea mucho más elegante.

El punto de este plumín es de tamaño F, y se desliza estupendamente sobre el papel, todo lo que se pueda leer respecto a esta plumas, es cierto¡¡¡¡

Su desempeño, dimensiones y suavidad con la que flota sobre el papel, hace que su uso sea relajado y nos permita escribir suficiente sin sentir ningún tipo de cansancio en mano; el grosor de la PFM hace que la sujeción de la misma sea muy cómoda.

El capuchón de esta PFM viene chapado en oro, y presenta como decoración un diseño estriado de rayas verticales en grupos de seis, alternado un conjunto o grupo de líneas largas con otro más corto; el capuchón procedí a pulirlo con mucho cuidado obteniendo un excelente resultado con la microfibra, no obstante que en uno de los costados tiene una raspadura bastante evidente, el clip o prendedor es largo y nos presenta al frente el punto blanco que nos indica la calidad de este producto; en mi caso, se encuentra grabado con el nombre de quien pienso fue su primer propietario, el grabado se ve muy artesanal y en nada desmerece la hermosa estética de este instrumento.

En el culote, justo antes del final de la pluma, presenta un raspón, sin embargo, no afecta la estética ni el funcionamiento de la pluma, una de las características principales de este modelo V, es el talón o heel que se representa como un cuadrito de oro, y ante la marca de su uso, me indica que esta pluma debe ser mimada poniendo más empeño en su cuidado.

A la altura de las orejas donde va sujeto el capuchón al barril, se encuentra la sección de sujeción, los postes no quedan a la altura de mis dedos cuando la uso, así que esas pequeñas protuberancias pasan para mi desapercibidas.

Una de las características que distingue también a esta pluma, es que el clip del capuchón viene siendo un poco más ancho que en sus antecesoras las Imperiales y además aunque no a la vista, tiene al interior un “muelle” que permite al clip abrir suficiente para colocar la pluma en el bolsillo de un saco, y otra adición también al interior de esta pieza es la incorporación de un resbalón que permite que el capuchón quede fijo al pasar por presión sobre las orejas que están al final de la sección.

La dificultad del sistema snorkel radica en su incomprensión, verdaderamente es una pieza digna de museo por su elevada tecnología mecánica que combina el manejo de presiones neumáticas junto con los principios de la Ley Boyle-Mariotte.

En resumen esta pluma de 1959, a sus 51 años sigue siendo una de las mejores que he probado y su incorporación a mi caja significa la adquisición de una pieza que debe enriquecer la colección de todo aficionado.

Sheaffer PFM V, nib inlaid 14K, c. 1959

Negro con capuchón dorado.



3 comentarios:

  1. Magnífica pluma. Quien diría que es una cincuentona...

    Saludos de tu conforero manzano5309.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Miguel Ángel por pasar por este blog, la pluma fabricada después de 1959, está como en sus mejores días, ahora mismo la tengo cargada con tinta Pelikan 4001 Royal Blue y le va de maravilla, tengo otra PFM V recién adquirida, así que luego que este a punto la publico para que la conozcas


    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Tengo esta pluma PFM V hace unos años.El plumin es de escritura muy fina y funcionando. Esta muy solicitada en el mercado del coleccionismo y es en un alto valor. No es una marca que coleccione pero tengo 15 Sheaffer's de los años 40/50 en este momento. Las que mas colecciono son la Parker de la que tengo mas de 150 y la MB de la que tengo unas 70. Asi como otras marcas como Pelikan 15, y otras en menor cantidad.Tambien tengo unas 40 eyedropper safety de diversas marcas que se fabricaron durante los años 20/30 en Italia. Me gusta encontrarme coleccionistas por internet. Tuve la suerte de comprar muchas en USA cuando 100 dolares eran 70 euros, y no habia cargos en aduanas , ahora es imposible comprar en USA sale carisimo. Un saludo a los usuarios de la pluma estilografica y felicidades por este blog

    ResponderEliminar